La actividad, organizada por la Unidad de Paciente Crítico Neonatal del HRC, tuvo por finalidad reconocer a estos “pequeños guerreros” y la lucha que, junto a sus seres queridos, realizan día a día por salir adelante

 Cada 17 de noviembre, se celebra a nivel mundial el “Día del niño prematuro”, efeméride que conmemora a todos los niños y niñas que nacen antes de las 37 semanas de edad gestacional, y que deben enfrentar un largo y complejo proceso de hospitalización en la Unidad de Paciente Crítico Neonatal (UCIN).

En el caso de la región de Aysén, alrededor del 10% de los recién nacidos son prematuros, y de éstos, cerca de un 3% corresponde a prematuros extremos, es decir, bebés nacidos antes de las 32 semanas de gestación y/o con un peso inferior a los 1.500 gramos. Bajo este contexto y como ya es tradición, la UCIN del Hospital Regional Coyhaique conmemoró el “Día Mundial del Prematuro”, efeméride que tiene por objetivo reconocer a estos pequeños guerreros y sus familias.

Esta conmemoración es una oportunidad para nosotros como UCIN del Hospital Regional Coyhaique para resaltar a estos pequeños pacientes, que son nuestro desafío y principal labor como profesionales dedicados a este tipo de atención”, afirmó la Dra. Paula Sottovia, jefa de la UCIN del HRC.

Según detalla la especialista, la UCIN –popularmente conocida como “la Neo”- actualmente cuenta con 9 camas, atendiendo a cerca de 30 niños al año, capacitándose constantemente y contando con nuevo equipamiento, tales como los ventiladores de alta frecuencia adquiridos este año, que han permitido mejorar la resolutividad de la UCIN, entregando un manejo específico para los cuidados neonatales, logrando, además, disminuir el número de pacientes trasladados y el costo económico y social que esto implica para sus familias.

“Hemos adquirido nuevo equipamiento y estamos día a día mejorando las capacidades de nuestro equipo, tanto de profesionales y técnicos, con una formación que nos permita dar la mejor atención a estos pacientes, que siguen siendo un desafío en cuanto a la salud infantil en nuestra región”, precisó la Dra. Sottovia, destacando también el trabajo que se hace me forma ambulatoria en el Policlínico de Prematuros, donde los niños siguen sus controles médicos.

Es justamente esta vocación por parte del equipo de la UCIN, que este año se reconoció a los funcionarios con mayor trayectoria dentro de esta unidad. Una de ellas, fue la TENS Evia Lepio, quien durante 38 años ha estado al servicio de los niños prematuros de nuestra región.

“Empecé trabajando en la sala de prematuros, que estaba en el Servicio de Pediatría. Unos años después, se abrió la Unidad de Neonatología. Empezamos no con tantos equipos como ahora, que todo es más tecnológico, más exacto. Antes si había un prematuro que pesaba menos de un kilo y medio, debíamos trasladarlo a Puerto Montt, porque no estaban los medios para tratarlos. Mi vida es la Neo, siempre trabajando acá, me encanta mi trabajo, es algo muy bonito y satisfactorio”, cuenta Evia Lepio, quien ha visto pasar por “la Neo” a cientos de niños y niñas, muchos de ellos hoy adultos.

Por su parte, Paulina Márquez, mamá de Cristóbal, bebé que cumplió 8 meses desde su nacimiento, destacó la importancia de estas instancias, donde madres, niños y funcionarios, pueden compartir sus experiencias fuera de la UCIN, en un ambiente más amigable y dedicado a los pacientes más pequeños del HRC.

Fue muy difícil, porque Cristóbal nació muy pequeño, a las 27 semanas. Fue una espera muy larga para poder llevarlo a casa. Estoy muy agradecida del equipo de la Neo, por todo su cariño y amor para el cuidado de mi hijo. Voy a estar toda la vida agradecida, porque si no fuera por ellos, Cristóbal no estaría acá”, sostiene Paulina, agregando que para este proceso es necesario “mucha paciencia y fe, porque con fe todo se puede, y el cuidado que les dan acá, incluso una vez que salen de la UCIN, es maravilloso”.

Fuente: Hospital Regional

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí